Volver a "Búsqueda de empleo"EL CURRÍCULUM VÍTAE
Un CV no es más que el compendio de información (estudios, conocimientos, experiencia y otros datos) que describen nuestro perfil y que ayudan a comprender nuestra trayectoria profesional.
Su objetivo es mostrarnos como candidatos válidos ante un puesto de trabajo determinado. Por ello, su elaboración debe ser cuidadosa y pensada, teniendo en cuenta qué es lo que nos hace candidatos válidos ante cada oferta (podemos llegar a tener diferentes modelos de CV en función de los puestos o empresas a los que queramos hacerlo llegar).
cv_logo.jpg
En general, la estructura estándar de un currículum es:
- Datos personales: nombre, fecha de nacimiento, lugar de residencia y datos de contacto (teléfono y mail).
- Experiencia profesional, organizado de lo más reciente a lo más antiguo (en el cado de personas recién licenciadas o con poca experiencia profesional, la formación y los conocimientos pasarán por delante de la experiencia).
- Formación, reglada (aquella que tiene una titulación oficial homologada – Ciclos de Formación Profesional, Bachillerato, Diplomaturas, Licenciaturas e Ingenierías, Másters, postgrados y doctorados-) y no reglada (otros cursos que complementan nuestros conocimientos y son relevantes para la posición a la que optamos).
- Idiomas y conocimientos informáticos, cada vez más importantes. SI es posible que estén acreditados con títulos o acreditaciones oficiales o con reconocimiento.
- Otros conocimientos o informaciones relevantes.

Evidentemente, la estructura del CV debe permitirnos dar la mejor imagen de nosotros mismos, de tal modo que podemos modificarla libremente si eso nos permitirá destacar mejor nuestras competencias profesionales. Otra estructura bastante empleada en los CV es la funcional, que aglutina la información en base a áreas de experiencia y no a nivel cronológico.
En general, se considera que la extensión de un CV no debe exceder de las 2 páginas (si es posible en 1, mejor), aunque no hay nada que obligue a limitarlo a esa extensión. De todos modos, es altamente recomendable ser breve, puesto que la persona que lo leerá es muy probable que reciba muchos más currículums a parte del nuestro y debe poder ver con un vistazo rápido del documento si el perfil que presenta es el adecuado o no. Si nuestro CV es muy extenso, es muy posible que cueste de leer y quede relegado a un segundo plano. Es necesario resaltar entre los demás, conseguir llamar la atención o despertar el interés de la persona que lea el CV. Los detalles son muy importantes.
Tenemos que pensar que no todo tiene que aparecer en el currículum. Todo aquello sobre lo que no podemos extendernos en el CV lo ampliaremos en la entrevista en caso de que lo requiera el entrevistador. Así que es importante que el CV recoja la información realmente transcendente de nuestra candidatura.
En cuanto a elementos de contenido, es importante tratar que:
- No hayan errores ortográficos ni de redacción, ya que dan muy mala imagen. Un buen profesional sabe escribir correctamente y revisa su trabajo hasta estar seguro que no hay errores antes de darlo por bueno.
- La redacción sea cuidada, a fin de decir sólo aquello que queremos transmitir. Debemos pensar qué queremos decir y cuál es la mejor forma de hacerlo.
- La información sea exacta, fácil de comprender y esté bien organizada. Los datos han de ser expuestos de manera breve, concreta y sencilla. No son necesarias extensas explicaciones, ya que las podemos ofrecer en la entrevista.
Es necesario destacar o dar más énfasis a los puntos fuertes de nuestra candidatura. Cada uno destacará aquello que potencie su candidatura frente a los requisitos del puesto, ya sea el nivel de experiencia, los sectores en los que hemos trabajado, los logros alcanzados, los conocimientos obtenidos, los idiomas, etc. Resaltar la información relevante le da un valor añadido al CV y permite obtener una idea general del perfil.

¡Recordad: poner en relevancia vuestro valor añadido! Artículo obtenido de aulua.comVolver a "Búsqueda de empleo"